Entradas de la categoría 'Runners'

Dic 04

¡Casi conseguimos mascota!

El pasado lunes, durante la salida de running que nuestro compañero Pedro realizó mientras los niños entrenaban, hizo amistad con una cabra (aunque más bien parecía un cordero) que lo siguió en su periplo desde el Hogar Provincial.

La cabra (o cordero) que pudo ser y no fue

El animalico, aparentemente extraviado, encontró en nuestro compañero el amor que su propia madre le negó  al abandonarle en una gasolinera, cuando era apenas un borreguito, por lo que decidió ser su fiel escudero durante el resto de sus días y le siguió en sus andanzas hasta la misma puerta del polideportivo de Mutxamel.

Desgraciadamente, tras numerosas gestiones no pudimos encontrar un socio caritativo que acogiera a “Cuernecitos” para que permaneciera en el seno de nuestro club, ganándose su sustento como nuestra mascota oficial. Muchas fotos, pero poco corazón. Así, con gran dolor, tuvimos que avisar a la Protectora de Animales que recogió a nuestro cariñoso amigo, ofreciéndole una nueva vida, lejos de las pista de atletismo.

Feb 14

Ma picao el bisho

Como primera contribución, reproduzco un artículo que publiqué en el blog de corredores que creamos para el grupo de populares de Sant Joan (snif!) Es el resumen de la primera carrera popular que corrí, la San Silvestre de La Nucía de 2011. No es que que tenga nada especial, pero ahora lo veo con nostalgia, así es que ahí va.

 

Aunque mi objetivo desde el inicio ha sido debutar en los 10 km de Jávea, el 11 de Marzo (ese día cumpliré 44 tacos) la San silvestre de la Nucía parecía algo asequible, con sólo 4.400 metros. Así es que, ya que íbamos a acompañar a los peques, decidí apuntarme. Eso sí: el único objetivo era salir a pasarlo bien y terminar la carrera. Sabía que no podría correr a menos de 6 minutos por kilómetro, lo que me garantizaba un puesto en los últimos lugares de la clasificación…

El ambiente era fantástico, a pesar de que la participación (unas 300 personas) queda lejos de las multitudes que se congregan en otras pruebas. A pesar de que la temperatura era fría, el ambiente era cálido, con la gente disfrazada y con ganas de pasarlo bien.

Empecé con el calentamiento típico, de 10 minutos de carrera suave. Aquí empezaron a asaltarme las primeras dudas: aunque el calentamiento se hace a ritmo muy suave, payasos, bailarinas y elfos de Papá Noel calentaban corriendo a una velocidad que yo sería incapaz de alcanzar ni siquiera durante la carrera. Y sólo estaban calentando. En fin, de tripas corazón y a estirar un poquito, que Pepe Brotons ya nos llama a la línea de salida.

Instantes previos a la salida

Instantes previos a la salida

Lógicamente decido colocarme en las últimas posiciones. Cruzo el arco de salida 10 ó 12 segundos detrás de los primeros y a la salida de la plaza se forma una cola. La salida de la plaza es demasiado estrecha, por lo que nos toca pararnos durante 8 ó 10 segundos más hasta que se descongestiona. Por fin salimos a la cale y podemos trotar. Veo a Edmundo (del grupo de entrenamiento). Charlamos un momento y desaparece calle abajo (es de los de 4:30 el kilómetro). El inicio presenta una ligera cuesta abajo y el ambiente incita a acelerar, pero decido ser precavido y tomarme esta primera vuelta con calma.

Al final de la bajada, apenas a 350 m metros de la salida, empieza la primera de las cuestas. No es muy empinada, pero son casi 800 metros de subida constante. Voy de los últimos pero se que tengo margen para correr más. Estoy gratamente sorprendido, porque termino la cuesta a casi 160 pulsaciones pero bastante cómodo, a un ritmo de 6 minutos el kilómetro. Durante los entrenamientos no consigo mantener este ritmo durante tanto tiempo, pero se ve que el ambiente ayuda.

Al final de la cuesta empiezo a adelantar corredores que se han pasado de vueltas subiendo. Unos 100 metros más adelante veo la inconfundible silueta de José Moratinos, uno de los veteranos que no se pierde ni una. No es que le tenga manía al pobre, pero hace tiempo que sigo sus carreras  y sus tiempos rondan los que pensaba que podría hacer yo, así es que me pongo el objetivo de adelantarlo o, al menos ponerme a su altura.

En esas llegamos a la bajada que lleva al centro del pueblo. No es muy larga, pero es bastante pronunciada, al igual que la posterior subida. Fiel a mis planes iniciales, decido no emocionarme cuesta abajo, para que mis rodillas no sufran y para poder recuperarme un poco. Moratinos escapa como alma que lleva el diablo mientras bajo las pulsaciones a 150. En la cuesta vuelve a estar a mi alcance pero en la bajada que cierra la primera vuelta vuelve a huir.

Al pasa por la meta están mis hijos y los demás niños del Club que han venido a participar en las categorías inferiores. Les choco la mano y las pilas se recargan de nuevo. Llevo 13 minutos de carrera, siempre rondando las 160 pulsaciones pero me encuentro fenomenal.

Durante el segundo paso por la bajada que daba inicio a la prueba charlo un rato con un tipo corpulento que, por lo que me cuenta, empezó también hace unos meses pero ya ha hecho algunas carreras. Aunque es un tío muy salao, en la cuesta veo que se queda. Vislumbro de nuevo a Moratinos y eso me da alas. ‘¿Cómo vas?’ le pregunto a mi acompañante. ‘La verdad es que empiezo a ir jodío’ responde entre resuellos. Así es que me despido amablemente y, con su permiso, salgo a la caza.

Primer paso por meta, junto al tío salao, mi compañero durante un ratito

Primer paso por meta, junto al tío salao, mi compañero durante un ratito

Voy a mejor ritmo que en la primera vuelta, siempre por encima de las 160 pulsaciones. Adelanto a un par de caperucitas y a una super-woman. Más adelante hay una bailarina que también cae. Y Moratinos está cada vez más cerca. Al final de la cuesta me pongo a su altura. Dudo de si adelantarle o no, por aquello del respeto que le tienes a aquellos a aquienes admiras, pero me encuentro fenomenal y decido seguir sólo. Paso la bajada, la subida y me dirijo a la línea de meta. En la última curva me esperan Laura y Nadia que quieren acompañarme al cruzar la meta. Subidón de adrenalina y 26 minutos después de haber cruzado el arco por primera vez, vuelvo a pasarlo pero para terminar.

El tío Dani cruzando, victorioso, la línea de meta

El tío Dani cruzando, victorioso, la línea de meta

La sensación es bestial. Después compruebo que he llegado el 245 de 284 participantes, pero eso es lo de menos. Por un momento, al cruzar la meta me he sentido el tío más importante del mundo, aunque sólo sea para mis hijos. Y eso no me lo quita nadie… Sin duda algo que valía la pena vivir.  Muy, muy, pero que muy recomendable.

Mi corazón y mis piernas durante la carrera

Mi corazón y mis piernas durante la carrera

Aunque esta experiencia sea más bien tirando a poca cosa, sobre todo para los más experimentados, espero que anime a alguno a estrenarse en las carreras. Vale la pena y engancha. Estoy de vacaciones en Barcelona y ya me he apuntado a una San Silvestre cortita (Vilanova del Camí, 5.000 metros) que correré el 31.

¡Ya ma picao el bisho de las carreras!

PS: pasadme vuestras experiencias, crónicas y anécdotas y las colgaremos en el blog

Feb 14

‘Runners’, la nueva sección en la web

Dado que cada vez hay más corredores populares en el club, hemos creído interesante crear una sección específica para ellos. En un ataque de originalidad sin precedente, hemos pensado en llamar a esta sección “Runners” y en ella podréis publicar vuestros resúmenes de carreras, vuestros pensamientos (si es que hay alguno) mientras corréis y cualquier recomendación o sugerencia que pueda ayudar a los compañeros.

Además, iremos incluyendo información interesante referente al running: pruebas de equipos, carreras interesantes, trucos, consejos, etc.

Esperamos que la sección sea de interés y esperamos vuestros comentarios, sugerencias y colaboraciones.